Buscar: 
Un aceite de oliva virgen extra bio elaborado con la variedad de aceitunas griegas kononeiki. Su óvalo verde encierra el secreto de la jugosadelicia: una 
combinación de sabores que va del dulce algo picante al amargo. El aroma, a su vez, se diría destilación de aromas frutales como los de la manzana, el
plátano y la almendra, más el de hierba verde.

En la región de la ciudad griega de Kalamata, se cultiva la aceituna del mismo nombre, carnosa y de color morado, sabrosa y muy apreciada por sus
características organolépticas. Con ella se elaboran los refinados aceites de Kalios, que describen un entrañable arco entre Grecia y Francia. ¿Algún
sabor más definitorio de la civilización mediterránea?